Health Library

Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings

Manejo del linfedema después del cáncer

Persona que coloca una media de compresión en una pierna.

El linfedema  es un problema que puede surgir después de una cirugía para el cáncer en la que se extirpan ganglios linfáticos, o incluso puede aparecer meses o hasta años después del tratamiento del cáncer. Aunque es una afección crónica (continua) que no tiene cura, es posible tomar medidas para aliviar o reducir sus síntomas. Si se deja sin tratar, el linfedema puede empeorar. El tratamiento puede reducir su riesgo de infecciones y complicaciones.

Qué es el linfedema

El sistema linfático ayuda al organismo a combatir las infecciones. Este sistema se compone de una red de pequeños vasos sanguíneos que recorren todo el cuerpo, en los cuales circula la linfa (o líquido linfático). A través del sistema hay una multitud de diminutos órganos llamados ganglios linfáticos, que se encargan de filtrar la linfa. En la cirugía para el cáncer se extirpan los ganglios linfáticos cercanos al tumor. Algunas veces se usa radiación para tratar los ganglios linfáticos como parte del tratamiento para el cáncer. Ambos interrumpen el flujo de linfa, lo que produce una hinchazón llamada linfedema. El linfedema puede afectar uno o los dos brazos o piernas, o también el abdomen, dependiendo de la parte del cuerpo donde se hizo el tratamiento. La hinchazón puede empeorar y agravarse; pueden formarse úlceras en la piel o aparecer otros problemas. Además, las zonas afectadas son más propensas a contraer infecciones.

Tratamiento del linfedema

Actualmente no se usa ningún medicamento para tratar el linfedema. En su lugar, el tratamiento más común para el linfedema es la terapia descongestiva compleja (TDC), la cual es un conjunto de técnicas que se usan conjuntamente para reducir los síntomas. La TDC la realizan fisioterapeutas capacitados. Para saber si el tratamiento está surtiendo efecto, podrían medirle los brazos o las piernas antes y después de la TDC. El tratamiento conlleva una o varias de las siguientes técnicas:

  • Drenaje linfático manual. Se trata de un tipo de masaje en el que se aplica una suave presión para estimular la salida de la linfa de las zonas donde se está acumulando el líquido. El drenaje lo realiza un fisioterapeuta o enfermero especializado, aunque también puede aprenderse y realizarse en la casa.

  • Compresión neumática intermitente. En esta técnica se emplea un dispositivo que aplica presión de forma intermitente a los brazos o las piernas. Se cubren los brazos o las piernas con unos manguitos que se llenan de aire mediante la acción de una bomba; posteriormente se libera el aire. Esto sucede muchas veces seguidas.

  • Vendas de compresión. Esta técnica consiste en aplicar telas elásticas o acolchadas, como vendas, cinta adhesiva u otro tipo de envolturas de compresión, sobre las partes del cuerpo afectadas de linfedema. Estos artículos ayudan a dar soporte a los tejidos para que la linfa fluya con más facilidad y evitan que esta se acumule.

  • Ejercicios terapéuticos. Ciertos tipos de ejercicio pueden aliviar los síntomas. Algunos ejemplos de estos son los ejercicios aeróbicos, como caminar enérgicamente, y el levantamiento de pesas graduales que desarrollan los músculos.

  • Cuidado de la piel y las uñas. El cuidado adecuado de la piel y las uñas ayudará a prevenir infecciones. Lea más información en el cuadro “Prevenga las infecciones por el resto de su vida”.

  • Prendas de compresión. Se usan con la frecuencia necesaria y durante el resto de la vida. Estas prendas, que pueden ser mangas, guantes, medias elásticas, camisetas u otros tipos de ropa especial, comprimen partes del cuerpo para ayudar a evitar la acumulación de linfa. Hay que ponerse estos artículos durante la vida diaria o bien por la noche, al dormir.

 

Consejos para vivir con el linfedema

  • Evite el frío o el calor extremos. Las temperaturas extremas pueden hacer que la piel se hinche y se seque; además pueden aumentar la acumulación de líquido. Tenga cuidado al acercarse a objetos calientes, para prevenir quemaduras. Evite las tinas de hidromasaje, las saunas y las almohadillas calefactoras.

  • Evite cualquier cosa que comprima la zona afectada. El exceso de presión puede empeorar la hinchazón. Póngase ropa y joyas holgadas. Si tiene linfedema en las piernas, no las cruce al sentarse ya que eso podría obstruir el drenaje de la linfa.

  • Evite aumentar de peso. Sus síntomas pueden empeorar si sube de peso.

  • Informe a los proveedores de atención médica. Si tiene linfedema en los brazos, informe a sus proveedores de atención médica antes de que le pongan vacunas, una sonda IV o un manguito para medir la presión arterial.

  • Llame a su médico si tiene:

    • Fiebre de 100.4°F (38ºC) o más alta, o según le indique su proveedor de atención médica

    • Señales de infección, como manchas rojas, sensación de calor o dolor

    • Aumento repentino de la hinchazón

Prevenga las infecciones por el resto de su vida

Una parte importante de conservar su salud con el linfedema consiste en prevenir infecciones en las zonas hinchadas. El linfedema facilita el crecimiento de las bacterias en esas zonas. Para ayudar a prevenir las infecciones:

  • Mantenga la piel limpia e hidrátela con loción

  • Sea especialmente cuidadoso al rasurarse, y use una rasuradora limpia sobre la piel limpia.

  • Revísese la piel regularmente para ver si tiene cortadas, úlceras, picadas de insectos u otros problemas

  • Aplíquese una pomada antibacteriana si tiene una cortada o una úlcera

  • No se hurgue ni se corte la piel alrededor de las uñas. Utilice una barrita para correr hacia atrás la cutícula.

  • Córtese las uñas de las manos y los pies horizontalmente para evitar que sus bordes le crezcan debajo de la piel (uñas encarnadas)

  • Si es posible, no deje que le saquen sangre o le pongan vacunas en ninguna extremidad afectada

  • Evite las quemaduras de la piel usando protector solar y poniéndose guantes al cocinar o hacer quehaceres del hogar

  • Póngase zapatos que le calcen cómodamente y no le produzcan ampollas

  • Use un repelente de insecto para evitar picaduras cuando esté al aire libre.

Revisor médico: Cunningham, Louise, RN
Revisor médico: Image reviewed by StayWell medical illustration team.
Revisor médico: Stump-Sutliff, Kim, RN, MSN, AOCNS
Última revisión: 2/1/2018
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.