Health Library

Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings

Quiste de ovario

¿Qué es un quiste de ovario?

Un quiste de ovario es un saco lleno de líquido que se forma en un ovario o dentro de él. Los ovarios son 2 órganos pequeños de forma ovalada que se encuentran en la parte inferior del abdomen. Alrededor de una vez por mes, 1 de los ovarios libera un óvulo. Los ovarios también producen las hormonas de estrógeno y progesterona. Estas hormonas intervienen en el embarazo, el ciclo menstrual y el crecimiento de las mamas.

Existen distintos tipos de quistes de ovario. Pueden presentarse por varias razones y es posible que necesiten de distintos tratamientos. Un quiste puede variar de tamaño entre 1.27 cm y 10 cm (entre media pulgada y 4 pulgadas) y, a veces, puede ser incluso mucho más grande.

Los quistes de ovario son muy frecuentes en personas en edad fértil, aunque poco frecuentes después de la menopausia. Durante la juventud también se los puede tener, pero son menos comunes.

¿Cuál es la causa de un quiste de ovario?

Existen distintos tipos de quistes de ovario con diferentes causas. El tipo más común de quiste de ovario es un quiste funcional. Los quistes funcionales solo se producen en personas que iniciaron sus ciclos menstruales, pero que no pasaron por la menopausia. Hay 2 tipos de quistes funcionales:

  • Quiste folicular. Este quiste se produce cuando un óvulo no se libera. El óvulo sigue creciendo dentro del ovario. 

  • Quiste de cuerpo lúteo. Este tipo de quiste ocurre cuando el saco alrededor del óvulo no se disuelve después de que se libera el óvulo.

Entre otros tipos de causas de quistes, se incluyen los siguientes:

  • Endometrioma. Es un quiste lleno de tejido y sangre viejos que se asemejan al revestimiento del útero. Se los suele llamar quistes de chocolate por el color oscuro del líquido que contienen. Pueden aparecer en personas que tienen endometriosis. 

  • Dermoide. Este quiste se desarrolla a partir de células ováricas y óvulos. Pueden tener cabello, piel, dientes, hueso o grasa. Estos quistes son comunes en personas que están en edad fértil.

Los quistes pueden deberse a lo siguiente:

  • Síndrome del ovario poliquístico (SOP), una afección que produce múltiples quistes foliculares en los ovarios

  • Embarazo

  • Infección pélvica importante, como la clamidiosis. Este tipo de quiste puede denominarse absceso.

  • Masas no cancerosas

  • Cáncer (en casos poco frecuentes)

¿Quién corre el riesgo de tener un quiste de ovario?

Hay algunos factores que pueden aumentar el riesgo de tener un quiste de ovario. 

  • Endometriosis

  • Síndrome de ovario poliquístico (SOP)

  • Embarazo

  • Medicamentos para la fertilidad, como el clomifeno

¿Cuáles son los síntomas de un quiste de ovario?

Muchas personas no tienen ningún síntoma. Si se presentan síntomas, los más comunes son dolor o presión en la parte inferior del abdomen, del lado donde está el quiste. Este dolor puede ser sordo o agudo, y puede aparecer y desaparecer. Un quiste que se rompe y sangra puede producir dolor repentino y agudo. Esto se denomina quiste hemorrágico.

Otros síntomas de un quiste de ovario pueden ser los siguientes:

  • Dolor en la parte baja de la espalda y los muslos

  • Dificultades para vaciar completamente la vejiga

  • Dolor durante las relaciones sexuales

  • Aumento de peso

  • Dolor durante el período menstrual

  • Sensibilidad en las mamas

  • Sangrado vaginal anormal (en raros casos)

¿Cómo se diagnostica un quiste de ovario?

El proveedor de atención médica primaria, un obstetra, un ginecólogo, un enfermero especializado o una partera pueden diagnosticarle esta afección. El proveedor de atención médica le preguntará sobre su historia clínica y los síntomas. También le harán una exploración física. Probablemente incluirá una exploración ginecológica. Durante la exploración ginecológica, el proveedor de atención médica puede palpar la hinchazón en el ovario. En las personas que no tienen síntomas, este suele ser el primer signo de un quiste.

Si el proveedor de atención médica cree que usted tiene un quiste de ovario, es posible que necesite hacerse pruebas. Estas pruebas pueden ayudar a que el proveedor sepa qué tipo de quiste tiene. Las pruebas también pueden ayudar a descartar otros problemas, como un embarazo ectópico. Estas pruebas pueden incluir las siguientes:

  • Ecografía. Emplea ondas de sonido para ver el tamaño, la forma y la ubicación del quiste. Puede mostrar si la masa es sólida o está llena de líquido.

  • Resonancia magnética. Usa imanes grandes y una computadora para generar una imagen detallada de la zona.

  • Prueba de embarazo. Se hace para ver si el quiste puede deberse a un embarazo.

  • Análisis de sangre. Permiten ver si hay problemas de hormonas y cáncer. También sirven para comprobar si el quiste sangra o no.

  • Biopsia. Es una prueba en la que se extrae una pequeña muestra de ovario. La muestra se analiza en un laboratorio para ver si tienen células cancerosas. Esto puede hacerse si en una ecografía se observa un determinado tipo de crecimiento en el ovario. La biopsia de ovario no suele realizarse si se sospecha de cáncer. 

¿Cómo se trata un quiste de ovario?

El tratamiento para un quiste de ovario dependerá del tipo de quiste, de la edad de la mujer y de su salud general. En la mayoría de los casos, no se necesita tratamiento. Le recomendarán estar atenta a los síntomas a lo largo del tiempo. Por lo general, un quiste de ovario desaparecerá sin tratamiento en algunas semanas o meses.

En algunos casos, es posible que necesite hacerse ecografías de seguimiento. Estos procedimientos se realizan para verificar si el quiste desapareció o si no está creciendo. Puede que no necesite ningún otro tratamiento.

Si la ecografía o los análisis de sangre muestran signos de cáncer, el proveedor puede aconsejarle hacer una cirugía. La cirugía se hace para quitar una parte o la totalidad del ovario. También podría recomendarle una cirugía en los siguientes casos:

  • El quiste causa dolor o presión continua

  • El quiste parece estar creciendo

  • Tiene un quiste muy grande

  • Tiene endometriosis y desea que le quiten el quiste para ayudar con la fertilidad

¿Se puede prevenir el quiste de ovario?

Si tiene problemas hormonales, es posible que el proveedor de atención médica le recomiende tomar pastillas anticonceptivas. Estas pastillas pueden ayudar a prevenir los quistes de ovario. Tomar antibióticos por una infección pélvica también puede prevenir los quistes.

¿Cuáles son las posibles complicaciones de un quiste de ovario?

A veces, un quiste ovárico puede abrirse (ruptura). Es posible que esto no cause ningún síntoma. O tal vez cause un dolor repentino y agudo en la parte baja del abdomen. La ruptura de un quiste puede causar mucha pérdida de sangre y de líquido. Esta situación puede provocar una baja de la presión arterial. En algunos casos, es posible que se necesite una cirugía.

En casos poco frecuentes, un quiste de ovario también puede retorcer (torsión) la trompa de Falopio. Esto puede bloquear el suministro normal de sangre al ovario. Puede provocar dolor repentino y, a veces, náuseas y vómitos. Puede que necesite una cirugía de emergencia.

Cómo controlar un quiste de ovario

Trabaje en conjunto con el proveedor de atención médica para elaborar el mejor plan de tratamiento para usted. Asista a todas las citas de seguimiento programadas. Avise al proveedor de inmediato si tiene dolor abdominal repentino u otros síntomas graves. Estos síntomas pueden deberse a la ruptura del quiste.

Puntos clave sobre los quistes de ovario

  • Un quiste de ovario es un saco lleno de líquido que se forma en 1 ovario o dentro de él.

  • La mayoría de los quistes de ovario son funcionales. Estos están relacionados con la ovulación. A veces, desaparecen sin tratamiento.

  • Solo un pequeño número de quistes de ovario pueden deberse a un cáncer.

  • El SOP, la endometriosis y la infección pélvica son otras posibles causas de los quistes de ovario.

  • Un quiste de ovario puede causar síntomas, como dolor abdominal. También es posible que no cause ningún síntoma.

  • Puede que tenga que hacerse algunas pruebas para diagnosticar el quiste. Estas pruebas pueden incluir análisis de sangre y ecografía.

  • Es probable que necesite tratamiento para el quiste. O quizás necesite cirugía.

Próximos pasos

Consejos para aprovechar al máximo la visita con el proveedor de atención médica:

  • Tenga en claro la razón de la visita médica y qué quiere que suceda.

  • Antes de la consulta, anote las preguntas que quiere hacer.

  • Lleve a un acompañante para que lo ayude a formular las preguntas y a recordar qué le dice el proveedor.

  • En la consulta, anote el nombre de cualquier diagnóstico nuevo y de las pruebas, los medicamentos o los tratamientos nuevos. También anote las instrucciones que el proveedor le indique.

  • Sepa por qué se receta un tratamiento o un medicamento, y cómo lo ayudará. Conozca los efectos secundarios.

  • Pregunte si su afección se puede tratar de otra forma.

  • Sepa por qué se recomienda una prueba o un procedimiento y qué podrían significar los resultados.

  • Sepa qué esperar si no toma el medicamento o no se realiza la prueba o el procedimiento.

  • Si tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de esta.

  • Sepa cómo comunicarse con el proveedor si tiene preguntas.

Revisor médico: Donna Freeborn PhD CNM FNP
Revisor médico: Heather M Trevino BSN RNC
Revisor médico: Irina Burd MD PhD
Última revisión: 8/1/2022
© 2000-2024 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.
Contact Our Health Professionals
Follow Us