Health Library

Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings

Mastectomía: La recuperación en su casa

Primer plano de manos que se lavan en un lavabo.
Lavarse las manos a menudo puede ayudar a proteger su brazo y su mano de una infección.

Después de la operación, el cuerpo necesita tiempo para recuperarse. Le darán información sobre cómo ayudar a sanar el cuerpo y lo que podrá y no podrá hacer. También es posible que le den una prótesis provisional para que la use mientras se recupera. Además, aprenderá acerca de las complicaciones que debe vigilar.

También deberá concurrir a visitas de control de manera que su proveedor de atención médica pueda ver su evolución.

En el futuro, dígales a todos los proveedores de atención médica sobre su mastectomía y el lado en que se la hicieron. No le deben extraer sangre, tomarle la presión ni colocarle una sonda intravenosa en dicho lado.

Cómo ponerse una prótesis

Después de la operación, tal vez le entreguen una prótesis provisional. Es una forma blanda de seno que se pone en el sostén. Algunas mujeres usan estas prótesis para equilibrar el peso y evitar sobrecargar la espalda. Otras mujeres las usan por motivos estéticos. Algunas mujeres no las usan. Hable con su médico si necesita una receta para una prótesis permanente. Podrá usarla cuando la zona de la incisión (corte) esté menos sensible e inflamada.

Seroma

Un seroma es una acumulación de líquido que se produce debajo del brazo o en la incisión. Puede aparecer entre cinco y diez días después de la cirugía. Un pequeño seroma es normal. Seguramente, se irá por su cuenta en algunas semanas. Si el seroma es grande, el cirujano podría drenarlo (aspirarlo) por medio de una jeringa y una aguja.

Linfedema

Es normal que el brazo y el pecho en el lado en que se realizó la cirugía estén inflamados luego del procedimiento. Mejorará a medida que se cure. La inflamación que no disminuye se conoce como linfedema. Sucede cuando se reduce el flujo normal de la linfa en el brazo. Esto puede suceder cuando se sacan los ganglios linfáticos debajo del brazo o si la axila recibe tratamiento con radioterapia. El linfedema también puede aparecer mucho después de la operación. Según el tipo de cirugía y demás tratamientos que reciba, es posible que corra riesgo de padecer linfedema por el resto de su vida. Para limitar estos problemas:

  • Reanude lentamente el uso normal del brazo del lado operado.

  • Protéjase la mano y el brazo contra las infecciones. Lávese las manos con frecuencia. Y use guantes cuando limpie o trabaje en el jardín.

  • Mantenga en movimiento el líquido del brazo operado. No lleve mangas apretadas, puños elásticos, pulseras, relojes de pulsera ni anillos apretados en ese brazo.

  • Haga ejercicios para evitar que se inflame y para mejorar la circulación. Por ejemplo, puede que le hayan indicado presionar una pelota de goma con la mano.

Cuándo debe llamar al proveedor de atención médica

Llame a su médico de inmediato si presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o superior, según lo que le haya indicado el proveedor de atención médica

  • Escalofríos

  • Tos, dolor en el pecho o la pantorrilla, o falta de aire

  • Mayor dolor, calor, hinchazón o enrojecimiento cerca de la herida quirúrgica

  • Drenaje en el sitio de la incisión

  • Sangrado que llega a empapar el vendaje

  • Líquido que sale de la herida

  • Inflamación en la mano, el brazo o el pecho que aumenta o que no mejora luego de la cirugía

Sepa cuáles son los problemas que debe vigilar y cuándo necesita llamar a su proveedor de atención médica. También asegúrese de saber cómo obtener ayuda fuera del horario de atención de la consulta y los fines de semana o los feriados.

Revisor médico: Cunningham, Louise, RN
Revisor médico: Image reviewed by StayWell art team.
Revisor médico: Stump-Sutliff, Kim, RN, MSN, AOCNS
Última revisión: 2/1/2018
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.